Cosmética alquímica

Las fórmulas de Cosmética alquímica son sinergias naturales elaboradas con esencias vegetales puras y conceptos misteriosos.
Alquimia. Olfato. Magia.

La palabra Cosmética procede del latín cosmos que significa universo, y este del griego κόσμος (kósmos), que significa orden. Éste término se utilizaba para referirse a todo aquello que estaba bellamente ordenado. La Alquimia es un brote de vida. Es la sabiduría del agua que corre, del viento que mece las ramas, del perfume de las flores y los frutos, del fuego que chisporrotea y destila los matices de sus oros. La Cosmética alquímica une la belleza sublime destilada de la Naturaleza para crear armonía y bienestar.

Este concepto lo integró como ninguna otra civilización la cultura egipcia. Sus mujeres impulsaron el culto a la belleza femenina más allá de una cuestión estética, relacionaban la belleza con la luminosidad y la divinidad. Eran mujeres muy aseadas, utilizaban sustancias jabonosas, limpiaban su piel, la trataban con aceites, ungüentos y se afeitaban y depilaban. No solo conocían las propiedades cosméticas de los aceites y esencias. También se beneficiaban de los «usos mágicos» de las esencias para transcender el espíritu y las emociones.

SOBRE PIEL Y ACEITES ESENCIALES:

Marguerite Maury (bioquímica austriaca 1895-1968). Introdujo el uso de Aceites Esenciales en cosmetología. Trabajó sobre la tesis de que cuanto más puro es un Aceite Esencial, más afín es con la piel humana. Investigó las propiedades rejuvenecedoras de los Aceites Esenciales. Y los resultados se publicaron bajo el título «El secreto de la vida y la juventud» (1964). Recibió dos premios internacionales por sus estudios sobre Aceites Esenciales y Cosmetología al servicio de la salud. Creó escuela y aplicó sus investigaciones al campo de la belleza y de la piel. Pionera en introducir la proporción de la fórmula específica estrictamente personalizada de uso cosmético adaptada al carácter de la persona y a sus particulares problemas de salud. Gracias a la formulación personalizada pudo comprobar que en muchos de sus clientes desaparecían dolores crónicos de cabeza, dolores reumáticos y estados de insomnio.

Sus investigaciones revelaron que un Aceite Esencial que se introduce por la piel puede difundirse por todo el cuerpo, a través de los intercambios entre los líquidos extracelulares y lagunares (situados entre la pleura y el pulmón, en el peritoneo y todas las demás cavidades del cuerpo) y la sangre, la linfa y los tejidos. Gracias a ella y otros investigadores fue surgiendo de nuevo el antiguo arte de usar los Aceites Esenciales en los tratamientos de belleza.

La piel es un órgano que siente y produce calor. Siente nuestras emociones y percibe nuestro alrededor. Hay respuesta en nuestra piel a las emociones que experimentamos. Al miedo, a la cautela, la alegría, etc… La piel es un símbolo del alma y nos ofrece a través de su visión un temprano sistema de alarma. Perder la piel es perder el calor, la vista instintiva.

La Cosmética Alquímica es formular tratamientos cosméticos elaborados con Aceites Esenciales, Aceites Vegetales, productos espagíricos e hidrolatos que nos ayudan a recuperar la belleza y bienestar de nuestra piel. Personalizar las fórmulas nos permite además beneficiarnos en el ámbito terapéutico y la esfera emocional. Permite adaptar las elaboraciones a tu carácter y emotividad. A tu ciclo vital y tu polaridad energética. Así se logra corregir de manera correcta y precisa una determinada sintomatología tanto de la piel como de la salud en general.

Mi experiencia personal usando y recomendando preparados de Aceites Esenciales es muy gratificante. Mantienen la piel hidratada, nutrida, atenúan las arrugas y las células alargan su vida. Aportan calman y serenidad. Vitalidad. Son verdaderos tratamientos holísticos para recuperar la belleza, la salud y el bienestar.

Probar una fórmula especialmente diseñada para nuestra piel y emociones es hacer alquimia interior. Es abrir una puerta que con toda seguridad nos conducirá a una nueva dimensión de nosotras mismas. Es cuidar con amor y respeto la Naturaleza y sus ciclos. Es mimar tu propia naturaleza y tus ciclos. Una vez que pruebas tu primera fórmula personalizada repetirás sin ninguna duda.

Estoy a tu disposición para guiarte y juntas elaborar tu «singular poción mágica»

¿Es de tu interés? Escríbeme rellenando el siguiente formulario. Te contesto personalmente.

Mil gracias