slide-escuela
slide-aguas
slide-cosmetica
slide-jabones
slide-varitas
previous arrow
next arrow

¿Como definir este concepto, este método y esta filosofía de vida? Que cambia constantemente, y con cada cambio ofrece siempre algo nuevo y diferente. La Aromaterapia Alquímica es una filosofía de vida más que un concepto o una definición. Las definiciones en general encierran un concepto y se entregan a él. Podríamos pues decir que es una doctrina en constante cambio y evolución.

Definiciones de Aromaterapia:

  • «Método curativo de algunas enfermedades que se fundamenta en los efectos producidos por los aromas en el organismo». Aquí me llama la atención «método curativo», ya que implica un procedimiento, seguir un orden para obtener remedio a una dolencia, síntoma o enfermedad. Sin embargo es mucho, mucho más.
  • «El arte de utilizar los Aceites Esenciales para recuperar la salud, belleza y bienestar». Y estoy completamente de acuerdo. Es todo un arte. Un arte que se «aplica» con el pincel de nuestro corazón. Para entender e integrar este concepto, la intuición debe ser nuestra directora de orquesta, su sabiduría nos guía a entrar en la más sublime de todas las sintonías. La belleza y el amor de la madre NATURALEZA.
  • «La ciencia que estudia las propiedades de los Aceites Esenciales» (poco investigada aún).

En Aromaterapia, es importante sentir de forma holística la vida y el carácter de todas las cosas y seres. Es una Medicina alquímica y natural que relaciona a tod@s los seres human@s en el plano físico, mental y espiritual. Y su relación con el entorno y su propia naturaleza.

Es pues una Terapia Sublime que integra: la salud de la piel, la salud del cuerpo físico, la salud del cuerpo energético, la salud y equilibrio de las emociones y la salud de la mente. La Terapia alquímica con Aceites Esenciales además es una práctica hedonista. Hedonista en el sentido de una teoría ética donde el placer es el gran protagonista. No solo el placer físico y sensorial, por la relación que establecemos con el aroma y las sensaciones, sino el placer espiritual y superior. Los Aceites Esenciales nos impulsan a coger nuestro poder y ser l@s directores de nuestra vida.

¿QUE NOS APORTA LA ALQUIMIA EN AROMATERAPIA?

Dice El Kybalión: «La mente, así como todos los metales y demás elementos, pueden ser transmutados, de estado en estado, de grado en grado, de condición en condición, de polo a polo, de vibración a vibración. La verdadera transmutación hermética es una práctica, un método, un arte mental»

Zósimo el griego fue unos de los primeros alquimistas de los que se tiene constancia. Los árabes dieron a la actividad de Zósimo el nombre de «Al-Kimiya». Al-Kimiya consistió en la búsqueda de la sustancia vital, la piedra filosofal o poción mágica (en árabe Al-Iksir, llegó hasta nosotros como elixir). Los alquimistas medievales trataron de hallar este elixir omnipresente en la tierra, los metales, las plantas y los animales. Es la búsqueda de la fuerza curalotodo capaz de transformar la enfermedad en salud, la muerte en vida y los metales básicos en oro eterno. Este es el origen de nuestra palabra Alquimia. Su significado se asocia a la transmutación, a lo que cambia de estado. Y se consigue después de haber pasado diferentes estadios de transformación. Mover, agitar, entregar, drenar emociones y recuerdos para desintoxicarse, liberarse y sanar, y al fin quedar en calma y serenidad.

La Alquimia interior despierta nuestra consciencia y descubre nuestra verdad interior. El viaje alquímico nos permite aprender a través de las experiencias personales de nuestra vida y el entorno. Y nos enseña a: Depurar, limpiar y corregir aquellos patrones de conducta y comportamiento que nos impiden llegar a descubrir nuestro máximo potencial. Logrando aumentar nuestra creatividad y nuestra energía. Vivir con autoestima, irradiar nuestra belleza para vivir el momento presente con alegría y vitalidad.

El proceso vital, la vida, genera residuos. Acumulamos residuos biológicos y emocionales que se cristalizan en nuestras células. Una crisis requiere de un buen detox cuyo resultado final es una transformación, una transmutación. Soltar, dejar ir, vaciarse, eliminar para iluminar y trascender. Hacer una puesta a punto de todos los órganos, sistemas y centros de energía. Destilar miedo, culpa, dolor, tristeza, frustración, falta de confianza y la sensación de obligación. Destilar con el propósito de llegar a nuestra esencia, a nuestro Corazón. Adquirir virtud de corazón y honra celular.

En la Doctrina Alquímica los Aceites Esenciales son el ALMA de las plantas, la luz encarnada. La vibración de estas maravillosas sustancias es tan elevada y pura que afecta, purifica y re-equilibra. La transformación del cuerpo y el alma es posible a través de los Aceites Esenciales. Es la Alquimia moderna. Las sinergias de Aceites esenciales alquímicos son las llaves con las que iniciar el detox alquímico (destilar todas las emociones densas, oscuras y pesadas que la combustión del des-encuentro generó).

HERRAMIENTAS DE AROMATERAPIA:

Para aplicar y trabajar con Aromaterapia necesitamos tener conocimiento científico y conocimiento empírico sobre lo que denomino Herramientas de Aromaterapia. Y un profundo amor y respeto por todo lo que nos ofrece el gran laboratorio alquímico de la Naturaleza. Estas herramientas son:

  • Aceites Esenciales y Esencias. Absolutos de flores. Gomo-resinas.
  • Aceites vegetales. Macerados o instilaciones.
  • Tinturas alquímicas.
  • Hidrolatos o aguas florales.
  • Péndulo, moxas, cuarzos. Estos son opcionales.

En el apartado PUBLICACIONES iré ampliando información sobre estas herramientas.

La Terapia Alquímica con Aceites Esenciales sostiene que el fin último y único de una persona es vivir la vida con plenitud. En libertad personal desde el gozo y el placer.

Un Aceite Esencial es un mundo en sí que va mucho más allá de una definición. Es una sustancia sumamente olorosa, aislada, de ciertas plantas y árboles aromáticos resultante del proceso de destilado de los órganos productores de esencia y que está formado 100% por moléculas aromáticas. Un Aceite Esencial es un líquido muy volátil con una composición química compleja. El número de componentes es tan elevado y contiene elementos tan sutiles que a menudo es difícil detectarlos. Los principios activos contenidos en los Aceites Esenciales son en general muy reactivos, con un gran poder terapéutico a todos los niveles. Se llaman esenciales porque recogen la esencia de la planta, pero no son realmente aceites ya que carecen de ácidos grasos. Por lo general el Aceite Esencial lleva el mismo nombre de la planta de la cual se extrae, aunque hay excepciones, como el de Neroli que se extrae de la flor de azahar (naranjo amargo). El Aceite Esencial se extrae de las flores, hojas, tallos, rizomas, frutos y semillas, algunos se obtienen de las gomo-resinas que producen ciertas cortezas y maderas. Y deben ser puros y artesanales.

Sin embargo para detallar en toda su magnitud un Aceite Esencial hemos de «mirar» y profundizar más allá de esta definición. Un Aceite Esencial es una sustancia eubiótica, es decir, es una sustancia viva que promueve la vida. En la planta la esencia no puede verse, solo podemos apreciarla a través del sentido del olfato. Su producción depende de la foto-exposición. Es decir se origina gracias a los procesos de luz y calor ligados al sol. Bajo esta intensa acción solar las sustancias se transforman en aromas, se abren y expanden al exterior entregándose a un mundo superior. Por lo tanto estas sustancias tienen su origen en la luz que representa al elemento fuego, se dispersan en el aire y entran en contacto con el mundo animal a través de su aroma. Esta singularidad cruza los límites de la naturaleza vegetal y los hace poseedores de una naturaleza superior. De ahí la importancia del «deben ser puros». Un Aceite Esencial contiene la esencia vital (el alma), el psiquismo y las vibraciones de la planta de la cual procede. Esta fuerza es la que actúa durante el proceso de destilación y encarna en los principios activos que hace único a un Aceite Esencial en particular. El componente más sutil y purificado del vegetal se convierte en el Aceite Esencial. Los alquimistas los llamaban los espíritus de las plantas, porque son su parte más luminosa.

Un Aceite Esencial puro tiene poder para transformar. Tiene la capacidad de abrir y evocar las fuerzas conscientes e inconscientes ocultas en tu interior. Te conectan con un mundo mucho más antiguo, primitivo y poderoso de lo que jamás hubieras imaginado.

Los Aceites Esenciales son ligeros, sutiles y volátiles, es decir tienen la capacidad de transformarse en vapor pasando de un estado líquido a uno gaseoso sin alterar su composición química para liberar las sustancias aromáticas. Según el tipo de volatilidad tendrán consistencia liviana (como el agua o alcohol), viscosa (consistencia balsámica como el sándalo) o serán semisólidos a temperatura ambiente (como el aceite de rosa).

La volatilidad abarca tres clases:

  • Clase superior o nota alta: son los más ligeros, se evaporan con más facilidad. Son los primeros que se aprecian cuando destapamos un perfume. Ésta característica hace que actúen con rapidez en el pensamiento. Muy mercuriales. En la esfera psicoemotiva se les considera estimulantes de la mente. Ej: romero, petit-grain, cajeput.
  • Clase media o nota de corazón: su evaporación es intermedia, se relacionan con las funciones digestivas y el metabolismo. Son reguladores (intermediarios) de los procesos corporales. En la esfera psicoemotiva equilibran las emociones. Ej: mejorana, lavanda, salvia.
  • Clase inferior o nota de fondo: son los más pesados y lentos, se pueden usar como fijadores para retener a los más volátiles. Se les atribuyen propiedades sedantes y relajantes y son eficaces para tratar estados crónicos. Ej: mirra, incienso, vetiver.

Tipos de Aceites Esenciales (AE):

  • Silvestres: proceden de plantas que encontramos en la Naturaleza en estado salvaje. Así podemos encontrar todavía: Eucalipto, hisopo, romero, tomillo, hinojo. Nunca debemos arrancar las plantas de raíz. Así podrán regenerarse y crecer de nuevo.
  • Biológicos: procedentes de plantas cultivadas orgánicamente, sin abonos químicos. Se pueden conseguir: Lavanda, Mejorana, Salvia.

También pueden presentarse en forma de:

  • Concretos: están concentrados y suelen ser sólidos. Proceden de flores o resinas que no pueden ser destiladas. El disolvente utilizado suele ser alcohol, se calienta en él para que licue y al enfriarse queda una manteca o crema olorosa. Estoraque, benjuí.
  • Absolutos: se obtiene destilando el concreto. Narciso, jazmín.
  • Oleorresinas: son naturales y se destilan con vapor de alcohol en vez de con agua a más baja temperatura y esto permite que se arrastren otras sustancias más sólidas como ceras y resinas. Se utilizan como fijadores naturales.

No son Aceites Esenciales:

  • Adulterados: se añaden sustancias extraídas de una Aceite Esencial a otro A.E. Se suele adulterar así el A.E. de Rosa, con geranio. Estos no son 100% puros.
  • Reconstituidos: se obtienen principios activos aislados y se unen a otros para imitar esencias completas. Por ejemplo se utilizan: citronelol, genariol, nerol para imitar Aceite Esencial de Neroli, de Geranio, etc.
  • Sintéticos: son esencias químicas que imitan los olores de las esencias naturales. Estos productos no son saludables son irritantes y pueden causar alergia. Son tóxicos. No tienen ninguna propiedad benéfica para nuestro organismo.

La información energética y simbólica de un Aceite Esencial penetra en áreas de nuestra consciencia que han quedado cerradas para permitirnos sentir y explorar una perspectiva diferente. Practicar a diario con ellos nos conecta con la sabiduría y el conocimiento que está más allá de la mente lógica y racional. Nos llevan al inconsciente, tanto personal como colectivo. Ese lugar donde escondemos todo lo que no podemos digerir.

Su inteligencia y poder intervienen de forma armoniosa, directa y silenciosa en la mente y el corazón. Y nos ayudan a integrar en equilibrio los cambios producidos. El recuerdo de un aroma y su fuerza son del todo personales. A cada persona le evocarán y le harán transitar su particular proceso.

Aceites Vegetales son: LOS LÍPIDOS NO SATURADOS QUE ELABORAN LOS VEGETALES. Se presentan en estado líquido a temperatura ambiente. Y se extraen de frutos (como el de almendras dulces, avellanas, olivas, etc) y semillas (como el de sésamo o el de albaricoque) normalmente por el proceso de prensado. Contienen sustancias indispensables para la vida, como los ácidos grasos saturados, insaturados y vitaminas (omegas, oleíco, linoleíco, palímitico, esteárico, etc). Los de mayor calidad son los obtenidos de la primera presión, en frío. Solo así conservan sin alterar sus beneficiosas propiedades. Se conocen con el nombre de extra virgen. Sus ingredientes son muy apreciados por sus propiedades culinarias (consistencia, sabor, olor, etc). Sin embargo también poseen propiedades curativas y medicinales muy beneficiosas para la salud y la piel. Aportan nutrición, vitaminas, minerales y ácidos grasos esenciales para el buen funcionamiento de células y órganos.

Su función principal dentro de la Aromaterapia es la de ser vehículo para los Aceites Esenciales. En el lenguaje aromático también se denominan Aceites Base, Aceites Portadores o Vehiculares. En Aromaterapia serán válidos sólo los obtenidos de la primera presión en frío. Sólo estos conservan toda la riqueza de sus principios activos.

Los Aceites Vegetales tienen sus propias propiedades terapéuticas específicas (hidratantes, reafirmantes, nutritivas, reguladores). NO son volátiles. Y todos tienen polaridad YIN. Combinados con Aceites Esenciales ayudan a que la piel respire y pueda absorber la energía lumínica.

Entre sus múltiples beneficios:

  • Aíslan la piel del medio externo y limitan la evaporación del agua formando una película protectora conservando el manto hidrolipídico (la grasa natural de la piel).
  • Regulan la temperatura, reducen el envejecimiento y otorgan elasticidad a la piel.
  • Nutren en profundidad, aumentan la producción de células nuevas.

Los Aceites Vegetales jamás deben mezclarse con aceites minerales refinados y no orgánicos. Éstos tienen poca afinidad con la piel, saturan el poro y la piel no puede respirar. Los más comunes en Aromaterapia son:

  • Aceite de Almendras dulces
  • Aceite de Rosa Mosqueta
  • Aceite de Jojoba
  • Aceite de Germen de Trigo
  • Aceite de Semillas de Albaricoque
  • Aceite de Aguacate
  • Aceite de Avellanas
  • Aceite de Sésamo

MAGIA AROMÁTICA LUNAR

Publicada: 15 mayo 2022

DESCUBRE TU CARGA ERÓTICA

Publicada: 9 abril 2022

ACEITE ESENCIAL DE TOMILLO ROJO (Thymus vulgaris)

Publicada: 14 marzo 2022