Equinoccio de Otoño y Mabon

Seguir la tradición de festejar los cambios de estación y de ciclos nos conecta con la Naturaleza desde el cuerpo y el corazón. Somos lo mismo. Vida y cambio permanente.

Caminar con las estaciones nos abre al encuentro de nuestra Magia. Permite restaurar nuestra fuerza, mantener el acceso a la vida interna escuchando los cambios. A nuestras edades, emociones y estaciones.

En Otoño pasamos de la energía Yang del Cielo a la energía Yin del agua. El cielo es claro y limpio, las hojas comienzan a marchitarse y a caer. Es la estación de las lluvias, de la melancolía y el llanto. Los días se acortan de luz y empieza a hacer frio, es un momento de contemplación, de reflexión que nos induce a la calma. La energía se mueve y condensa  hacia adentro, drena, limpia y purifica. Nos invita a soltar y preparar nuestra casa-cuerpo-templo. Nutrir bien la raíz. En el cuerpo el  intestino grueso ejerce la labor de eliminar lo impuro.

Mabon, Haleg-Monath significa mes sagrado, se considera época de los misterios. Mabon es de tradición celta. Es la fiesta de la vendimia, de la cosecha y el día del banquete donde se agradece la abundancia de los frutos recogidos y recibidos de la Naturaleza. Un tiempo de crear espacio para nuevas aventuras. La búsqueda del invierno. El día y la noche se equilibran.

Astrológicamente, Mabon es el momento del año en que el Sol entra en el signo de Libra y el día y la noche igualan su duración. En Mabon celebramos, principalmente la abundancia y el equilibrio. Es tiempo para celebrar y agradecer la abundancia y generosidad de la Tierra, la Diosa (el principio femenino) y la luz y la energía del Sol (el principio masculino). Este equilibrio se inclinará hacia el invierno, la oscuridad y la inactividad.

Como las hojas que caen, los árboles nos invitan a desprendernos de aquello que nos es innecesario para continuar, nos acercamos a la etapa de la muerte para volver a renacer. El Dios se prepara para morir y la Diosa pasa a ser la Anciana pero, en su interior, ya es la Doncella y lleva la semilla del Dios, que renacerá en Yule. Celebra la naturaleza dual de la vida y la muerte. Pasado y futuro están unidos.

Los Aceites Esenciales que nos ayudarán a transitar esta estación son los destilados de raíces y los regidos por la Luna.

Últimas publicaciones

Regalos para despedir YULE

Publicada: 3 enero 2021

Fin de Ciclo. AÑO NUEVO

Publicada: 31 diciembre 2020

YULE. Solsticio de Invierno

Publicada: 21 diciembre 2020